Casa Bejín

2018

Estimulado por la visión de imágenes de las magníficas residencias del Pedregal de San Angel en Mexico DF, de los arquitectos: Artigas, Antollini, Carral, Cevallos, Gonzalez Rul, Gutierrez, Ponce, Rosen y Ruiz de Chavez, me dispuse a proyectar una casa, sin otra sugerencia que los tres ejes –azul, rojo y verde- que muestra el Sketchup, recién abierto.

La ausencia de circunstancias peculiares y mi tendencia a la construcción de arquetipos, fueron definitivas a la hora de construir la Casa Bejín: llamarla Casa seta me pareció infantil, por eso recurrí a un sinónimo poco frecuente y lo convertí en apellido.

Algo debió traer a mi mente mi anterior Casa frente al mar (2015), aunque fuera solo la parte más universal de aquella mansión proyectada a medida de un terreno concreto: la terraza perimetral que rodea la planta superior.

En este caso, sin otro supuesto que un terreno plano, la casa adquiere una condición arquetípica evidente. No me gustan los objetos solitarios, sino las relaciones entre ellos; por eso propongo un grupo de tres casas y un aparcamiento común como modo de ocupar un terreno sin atributos.

 

Subir