Centro cultural y administrativo

2018

El propósito de este proyecto es explorar las posibilidades del arquetipo usado en la Paráfrasis del Ministerio de Educación, 2012, mediante la vinculación de dos -o más- edificios barra y torre con el cuerpo bajo que los enhebra y ofrece, a la vez unas áreas próximas al público, para atender sus cuestiones.

La naturaleza de los edificios que componen el conjunto variará según el uso de los mismos: desde barras bajas, en actividades que tienen más relación con el público, hasta torres más altas, para dependencias de trabajos más autónomos.

Insisto en situar la propuesta en una manzana de una ciudad de ensanche para comprobar, de nuevo, la compatibilidad de los oasis de ciudad moderna en la ciudad tradicional.

El edificio bajo es el Centro cultural, 2010: como suelo hacer, echo mano del repertorio propio, cuando se trata de proyectar un episodio urbano. La compatibilidad entre los edificios tiene que ver con la universalidad de sus planteamientos, no con la continuidad estilística. En este caso, los años que median entre los respectivos proyectos no erosionan la coherencia de sus arquitecturas.

Subir